LAS ESTATUAS DEL JARDIN.









La joven se hallaba en uno de esos aburridos fines de semana en que no sabes ni que hacer. Enchufó la tele, pero nada de lo que se emitía en ese momento la agradaba; tampoco la apetecía leer libros; además de que no era una lectora aficionada.Así que, pensó que no la vendría mal un paseíllo campestre; más que otra cosa para matar un poco el tiempo y quitar un poquillo al menos su aburrimiento.

Cristine salió de su tranquila y acomodada casita situada unos kilómetros más allá de su pueblo y anduvo siguiendo esa vieja carretera llena de baches que pasaba al lado de su solitario hogar y llegaba hasta el mismísimo pueblo. Al lado de esa estrecha carreterita se hallaba un precioso bosque así que, Cristine decidió cambiar su dirección y adentrarse en ese lindísimo paisaje digno de admiración. Anduvo y anduvo por esos espacios naturales tan hermosos. Paseó entre los altos árboles, sintió la verdísima y húmeda tierra bajo sus pies y observó las altas montañas perfectamente integradas en el paisaje. Todo ese conjunto la transmitió paz y tranquilidad; ella sola; solamente ella en plena naturaleza; rodeada de esos silenciosos, naturales y bellos seres; sonrió y disfrutó de esa calma que sentía por dentro. Una suave brisa acarició sus rubios y finos cabellos. Encontró un bonito jardín rodeado por unos preciosos y extraños muros en los cuales se incrustaban unas preciosas y grandes ventanas, a través de las cuales se tenía acceso a ese hermoso jardín. A lo lejos del mismo se hallaba una casa que parecía muy antigua, algo descuidada y abandonada.La chica sintió curiosidad por ver todo ese gran jardín por lo que, decidió entrar en él para observar un poco más de ese bello lugar. Sin pensarlo más, a él accedió. Ahora veía la casa algo más de cerca que antes; a simple vista no parecía haber nadie dentro de la misma. Hermosas figuras de mujer se hallaban con diferentes poses en el interior de este jardín. Cuando se encontraba al lado de una de esas estatuas oyó la vocecilla de una mujer. Cristine se sintió algo sobresaltada.¿Quién había hablado? ¿La había hablado a ella? Miró a su alrededor. Pero, no había nadie. Estaba sólo ella. Se tranquilizó y pensó:

-Bah! Imaginaciones mías.

Pero acto seguido volvió a escuchar la misma voz que decía:

-Ayúdame; por favor, te lo suplico.

La joven sintió como su pulso se aceleraba rápidamente y como un escalofrío recorría su piel. Ahora había oído esa voz más claramente, la misma que había oído hacía algunos momentos. Intentando mantener la calma preguntó:

-¿Dónde estás? Déjate ver.

-Estoy a tu lado.-Contestó la voz.

Cristine miró a la estatua que estaba a su costado. Vió sorprendida como se abrían los labios de la estatua para pronunciar palabra. Tenía miedo; sin embargo, no se movió ni un centímetro. La estatua prosiguió hablando.

-No tengas miedo, mujer. No hago daño. No huyas, por favor, te lo pido....Necesito tu ayuda; necesito que alguien me ayude a salir de aquí; de este castigo; de esta condena. No solamente a mí sinó también a las otras que habéis podido ver aquí; en la monotomía de este jardín. Yo era una chica feliz y normal como tú hasta que me casé con el amo.

-¿El amo?-Preguntó la chica.

-Sí, el propietario de esta casa y del jardín que vos veis con vuestros propios ojos, querida.

-El era un acaudalado millonario y al casarnos compró esta casa por muchos, muchos millones.Todo era perfecto-Prosiguió la estatua.-Hasta que un día noté que su interés hacia mí parecía haber disminuído; pues, ya no me besaba como antes;ya no me daba esas noches de pasión que me daba, muchas veces venía tarde a casa; otras ni siquiera venía; algo raro ocurría. Empecé a sospechar de que tenía una amante. Me callé muchos días pero, un día ya no pude más y le dije lo que pensaba. Comenzamos a discutir a diario. Pero, la peor discusión que ambos tuvimos fue cuando le planteé el divorcio. Él se irritó tanto que un blanco rayo salió de su mano; estaba sorprendida; ¿Cómo habrá hecho eso?Pensé.Pues no sabía que mi esposo tenía poderes. No me dió ni tiempo a apartarme; inmediatamente convertida quedé en lo vos veis ahora. Luego me movió hasta aquí; hasta este lugar y quedé inmóvil como adorno de jardín. Más tarde el también se casó con otras mujeres de las que posteriormente, se cansaba y corrían mi misma suerte. Hasta que un buen día fui testigo en el jardín de la llegada de un buen hombre del cielo vestido con una blanca y pulcra túnica. El hombre le castigó arrebatándole los poderes mal utilizados con los que había nacido por el resto de sus días.Por lo menos, no dañó así más a ninguna mujer por el resto de sus días. El hombre del cielo dijo que nosotras seríamos liberadas si alguien tras acercarse a este escondido lugar besaba nuestros pies como símbolo de amor y de hermandad. Nadie en todos estos años nos ha ayudado. Pues éste es un lugar muy escondido y si alguien se acercaba huían presa del pánico al escuchar nuestras voces pidiendo ayuda desesperadas. Ahora vos, valiente muchacha sois ahora nuestra única esperanza; por favor,os pido; haced ésto. Besad nuestros pies y quedaremos eternamente liberadas.

Cristine lo hizo. Besó los pies de cada una de las estatuas y vió asombrada como esos besos hicieron que se quebrara cada una de las piedras de las que estaban constituídas estas mujeres. Almas transparentes salieron de esas piedras; almas de mujer. Cuando todas las piedras quedaron totalmente quebradas, las mujeres juntas unieron sus manos y alzaron risueñas y agradecidas el rumbo hacia el cielo. Parecían luces resplandecientes en el cielo azul que pronto desaparecieron tras el brillante sol. Ya sólo se veía el precioso jardín con las priedras quebradas en el cielo.

15 comentarios:

Gabrielus dijo...

Sara es un cuento hermosísimo!
Excelente y lleno de mensajes, aunque un poco nostálgicos, pero muy edificantes.
Pocas veces me encontré con un texto así.
De dónde lo sacaste, o es tuyo?
Sea como sea, me encantó haberlo leído y Dios bendiga a esas mujeres que quedan transformadas en estatuas.
Besotes amiga y gracias!

Esther dijo...

¡Qué maravillosa historia!
Muy bien redactada, hermanita.

Besotes.

Dinorider d'Andoandor dijo...

bonito relato, menos mal que lo relocalizaste pues en el otro lado no se podia comentar.

esta bonita la nueva plantilla del blog!

=======
P.D. No era ese monito el del acertijo!

Dragón del 96 dijo...

Hola Sara:

Vaya, que yto no me hubiera animado a besar los pies de las estatuas, no vaya a ser que me pasaran la maldicion.

Sorry por ser tan miedoso (una estatua parlante).

Slaudos.

Silencio dijo...

Q preciosa historia,gracias por avisarme del cambio, besitos

||| hamahiru ||| dijo...

Gracias Sara por tus bellas palabras, tanto aquí como en mi blog. Siempre es un placer escribir para deleitaros con mis palabras.. Gracias por este nuevo look y por avisar. Un saludo

Hugo Denis dijo...

Bellísima historia, tanto en el fondo como en los detalles que rodean el lugar de los hechos. Un besote.

Eros dijo...

Hola preciosa pagina la tuya y que bonitas lineas las que la componen en este ultimo relato....
Al otro lado de la luna siempre estara abierta para vos cuando lo desees, vuelve que tengo mas historias que contarte...
Eros...

Anónimo dijo...

Y entonces el otro blog y las historias y todo ????


Hermosa historia, gracias por contarme tu cambio y por los deseos.

Besitos felinos.

Toño Barriola dijo...

Hola que tal llegue a tu blog dando de tumbos por dos razones la primera, que estaba buscando blogs donde promover el mio por que la verdad me gustan mucho las historias del tipo que relatas y la otra fue por que te encontre en el blog de 45 orquideas multicolor, la verdad esta muy fregona la historia soy un chavo de mexico amante de las artes y espero puedas visitar pronto mi blog
www.artemusicayalgomas.blogspot.com

-Sedna- dijo...

Tus letras siempre hermosas...

Una belleza cada una de tus páginas...
Me ha encantado tu historia muy pero que muy linda.

Besos muchos.

CinQue dijo...

Es un hermoso cuento, muy bonita historia.

Gracias por tus palabras, es lo que queremos amarnos por siempre.

Muy bonito tu nuevo blog.

Muaaaaa.

Ana Lucía dijo...

Que maravillosa historia!!
que linda de verdad!!
maravilloso leerla!!
Gracias por poner textos tan bellos en tu Blog :o)

Silencio dijo...

Hola linda,ya arregle tu enlace, vine a leer de nuevo esta historia tan fantastica, besitos

Silencio dijo...

Ains q cabeza la mia,si necesitas ayuda, con el blog de hablando, lo de los comentarios y tal, o para lo q sea, si quieres puede darle un vistazo, no se me da muy mal,besitos