LA CARTA MÁGICA.

Estaba ausente y distraída en mi habitación. Hace semanas que no le veo pero, parece que sea toda una eternidad. Pienso en él; en los momentos en que estamos juntos; en su oscura mirada; en sus ojos color chocolate. Sé que puedo y debo evitarlo por mi bien pero, me gusta pensar en él; sé que antaño me hacía daño pensarle pero, no quiero dejar de meterlo en mi mente. Mi padre tras hacer su habitual compra acababa de llegar a casa. Entró en mi silenciosa habitación mientras decía:

-Hija; hay una carta para ti.

-¿Para mí?-Dije con extrañeza. Pues, hace mucho tiempo que no recibo cartas de nadie.

Papá dejó la carta ahí encima de la mesita de mi escritorio. Yo pensé:¿De quién será? Fui a abrir la carta. Deseaba saber de qué se trataba así que la agarré y procedí a abrirla rápidamente. Enseguida supe de quien era; aún sin haberla leído. ¡No podía creerlo!¿Cómo podía ser posible? Era de él, de mi niño. ¿Por qué me había escrito una carta cuando vivimos en la misma ciudad y tan sólo en un barrio diferente?La apreté junto a mi pecho con emoción , mi corazón latía rápidamente y lloraba de alegría. Comencé a leerla consciente y pendiente de los fuertes latidos:

" No te lo dije antes pero, te quiero; ahora sé que te quiero........"

Terminé de leer la carta sorprendida, emocionada y con una gran alegría. Sentía una energía dentro de mi ser;algo que no sé como explicar, parecía que hubieran pequeñas mariposillas revoloteando en mi interior.Eso era prueba de que él me quería y yo a él. Amor, eterno y maravilloso; dulce y tierna condena, sabor dulce y embriagador. Pero, inmediatamente las letras de la carta fueron desapareciendo poquito a poco ante mis propios ojos; hasta que la carta quedó completamente vacía; sin nada escrito; tan sólo quedó el papel viejo y gastado por el uso. ¿Qué estaba pasando? Mi mente no lograba comprenderlo.¿Acaso me había vuelto loca? Abrí los ojos. Me hallaba en la habitación; en mi misma habitación. Busqué la carta pero, no logré encontrarla ; no había carta ni papel alguno. Lamenté que no estuviera ahí y que todo siguiera igual de monótomo como siempre.

9 comentarios:

Amor dijo...

Sara, guapísima, ya estamos con tus sueños, como cuando la mujer preciosa del espejo: y te digo lo mismo: el sueño es la verdad y es la supuesta realidad la que miente. No hay verdad distinta de tu felicidad, cielo,
Amor.

Gabrielus dijo...

Amiga: estuve soñando muy parecido a lo que relatas. Con una amor posible, pero sin destino en particular. Sólo el gran deseo de enamorarme por primera vez y de ser correspondido.
Coincido con Amor en que los sueños son reales en otro tipo de realidad. Y quizás la mejor realidad, aunque nos cueste aceptarlo.
Besos amiga!

Dragón del 96 dijo...

A veces creo que cosas asi son sueños... lo que me tare a colación, soñe con alguien que tenía tu nombre, incluso decía que era bloguera y tenía algo que ver con una carta.

Q extraño después de haber leido este post.

Slaudos.

Esther dijo...

¡ Yo sé! ¡Yo sé quién es él! Y es real, de carne y hueso ¡ Sigues enamorada de él!

Besos.

Anónimo dijo...

Triste esas cartas que nunca llegan...

Te había contado que a mi hijita la voy a llamar Sara?

Te cuento. Besos

Eros dijo...

Sara muy agradecido por esa estela dejada al otro lado de la luna....
Solo el que escucha puede hablar...
Yo intento compreder la verdad de los humanos, aunque esto comprometa mi ideologia....
Eros.....

LA CAÑA DE ESPAÑA dijo...

Chica... no sé que decirte.
Sólo que procures vivir más en la realidad y menos en los sueños.
Vete y habla con él u olvidalo de una vez, pasa página y sigue tu vida...
en fin...
Un beso.

Freyja dijo...

es un gusto llegar aqui, me gusto meucho
te dejo un abrazo y que estes muy bien



besos y sueños

||| hamahiru ||| dijo...

Precioso sueño.. Quién sabe, Sara? Tal vez esa carta esté por llegar.. Mantén visible el buzón, que el cartero no se despiste!!! Un saludo.