FIN DE ESTE BLOG.

La historia continua aquí.

ÚLTIMO ADIÓS
















Mi corazón hecho pedazos
de lluvia y tormenta invadido
por no poder estar en tus brazos
ya que por siempre te has ido.


Furiosa marea agitada
de gran y fuerte oleaje
con el que está muy acompañada
formando un enfriado paisaje


Colorada y bella rosita
de dulce fragancia olorosa
ahora fea y marchita
sin ese perfume de rosa


Doy mis suaves besos al viento
buscando de tu boca el sabor
pero, esa boca ya no siento
me hace tanta falta tu amor....


Mi cuerpo busca el tuyo
mis manos ansían tocarlo.
Ven, tómame, de ti no huyo,
toma mi cuerpo para amarlo


Aunque, deseo que aquí vengas
Ya sé que nunca más volverás,
deseo que mi recuerdo tengas
ahora que sin verme estarás.




Por éso, te expreso dolorosamente mi último adiós.

PRIMAVERA















Primavera, mujer llena alegría

gran amiga por todos conocida

que aquí se hospeda algún día

tranquila hasta su programada salida



Vieja dama silenciosa y sabia,

fresca como la hierba olorosa

de la que mucho notamos su presencia

como una suave y perfumada rosa



Mujer risueña de espléndida belleza,

de fuerte espíritu que no marchita

de tranquilas aguas llenas de pureza

y una cálida y tierna carita



Tu cuerpo hermoso y delicado

está repleto de olorosas flores,

vestimenta que Dios te ha dado

y así, tu desnudez cubrir con colores.



Primavera, bienvenida de nuevo.

LLUVIA

Una gran lluvia cae sin parar, día tras día, hora tras hora, minuto tras minuto. Acumulación de nubes negras que cubren el cielo y no dejan salir el cálido y brillante sol. Tengo frío, mucho frío. Las paredes y el suelo mojados están. Las calles de mi corazón están inundadas; la fuerte riada parece que quiere arrastrarme; el agua sube hasta que me llega hasta el cuello. Parece que vaya terminar ahogándome. Miro al cielo de mi mente, donde reposan esas nubes enegrecidas; escandalosos rayos furiosos rompen el mudo silencio de la lluvia de vez en cuando. La corriente me arrastra rápidamente por las plazas y calles de esa ciudad fantasmal; ésa que yo sólo conozco tan bien, ésa a la que yo, solamente yo puedo llegar. Debo salir, sé que tengo que salir pero, mis piernas y brazos están exhaustos por su lucha, cada vez responden menos. Así que, poco a poco me dejo arrastrar a donde ella quiera; ella manda y yo sumisa obedezco y me dejo llevar. Me da igual, ya todo me da lo mismo. No hay esperanzas la ciudad está en ruinas; no queda nada que está bien, hasta las paredes están hechas pedazos que quiero volver a unir para de nuevo reconstruir. Pero, esos pedazos están perdidos, no puedo encontrarlos. El agua que me arrastra está agitada, revuelta, sucia y las luces están fundidas por lo que, apenas puedo ver. Me encuentro sola ante la oscuridad, los nubarrones ahí fijos que no parecen moverse ni un ápice, por lo que ya no veo la luz ni aquel cielo que antaño era tan azul. Quisiera ver de repente tu mano cogiéndome la mía; oír tu voz diciéndome que te siga y que yo vaya contigo, quisiera que mis oídos escucharan la miel en tus palabras, todo aquello que es tan agradable de oír, de sentir. Para que así, la lluvia cesara de llorar y de gemir silenciosa y dolorosamente, para que las aguas ya no fueran profundas y violentas, y mantenerme en pié y volver a recobrar las fuerzas y la ilusión contigo, para que las nubes descargaran de una vez por todas todo su enojo y así, volver a ver de nuevo el azul del cielo y nuestro cálido sol volviera a ser el protagonista. Andaríamos juntos por un prado repleto de bellas y olorosas flores no marchitas, la verde hierba, nos rodearía una alegre canción y observaríamos los arcoiris en el inmenso azul. Pero, la realidad es que el tiempo pasa y tú no apareces y tristemente reconozco que te quedaste y que no vas a volver. Me sigo viendo rodeada de el agua que me arrastra, las nubes y el sonido de los relámpagos en mi cabeza, mi pensamiento sobre los pedazos que tengo que volver a encontrar y unir para construír una nueva ciudad; aquella que tú destrozaste. Así, que mi obligación es encontrar mi camino, intentar salir de allí sola..... o quizás dejarme arrastrar.

Mecano-Tú

VIAJE AL AMOR.


















Se acerca San Valentín (Día de los enamorados) Festividad próxima que se celebra. Alegría para las parejas que se hallan bajo la influencia del amor. Día de ése supuesto amor íntimo y especial para todos aquellos afortunados.

Yo me halló aquí, lejos de ti. Te pienso, te recuerdo y nunca te olvido. Vago por la calle y observo a las parejas que se besan y se abrazan y mi mente traza ese mundo imaginario; ese mundo soñado y anhelado en el que estoy contigo. Ahí donde de tu boca me alimento, donde tus brazos me rodean, donde percibo tus tiernas y placenteras caricias, ese lugar donde me observo eternamente contigo, donde estrecho fuertemente tus manos, donde piso tus huellas para no perderte de vista. Sé que estoy aquí, sola. Pero, mi mente vuela, vuela hacia ti, en cada momento, en cada minuto, en cada segundo, en cada latido. Ella no quiere volver, prefiere perderse en ese agradable lugar donde esos sueños se hayan; en ese futuro que no existe, en ese tiempo que está muerto. Ella, mujer rebelde, frágil e inocente que quiere saborear el fruto prohibido del amor, que desea descubrir y sentir ese paraíso bajo sus pies,para ella desconocido. Ella que desea adentrarse en sus aguas cristalinas, oler la hierba y los pinos, embriagarse del perfume de las flores que nunca marchitan de su frondoso extenso bosque y tocar la tierra donde sus pies suavemente se posan. Adentrarse en ése cálido y tranquilo bosque, en el que siempre estará protegida, en el que no hay diferencias, donde no existe la distancia y se respira el aire limpio. Ése es mi viaje. Ahí, quisiera ir yo. Ésa ingenua mujer está allí mientras que aquí estoy yo deseando que crezcan mis enfermas alas para alzar el vuelo e iniciar el viaje al amor.

SEGUIR MI CAMINO.
















Tú ya no estás. Has desaparecido sin más. El dolor de tu pérdida se haya cómodamente sentado en mí.También la rabia y el miedo de perderte definitivamente para siempre, de que otros brazos acudan a ti sin ser los míos, los que te abrazan y te dan calor.Rabiosa estoy de que otra boca juegue con tus labios y de que se alimenten del jugo de tu boca, de que otras manos te acaricien y de que no sean rechazadas, como las mías.Todo queda resumido en rabia, dolor. Ellos son mis íntimos compañeros de viaje que desde hace tiempo siempre me acompañan;Parece que dentro de mí se sientan protegidos y acogidos. No puedo echarlos de mí, me resulta imposible porque haga lo que haga pienso en ti.Para mí eres mi príncipe azul y yo soy una princesa que busca al príncipe de sus sueños, sufriendo porque el príncipe al que tanto anhela la aparta de su lado ignorándola por completo y buscando a otra princesa. Y me pregunto:¿Por qué? ¿Por qué no puedo ser yo esa persona? ¿Por qué no puedo ser yo la que acaricie tu piel, la que bese tu cuerpo? ¿Por qué todo tiene que acabar así entre nosotros? Puedo hacer preguntas y más preguntas de por ques en mi cabeza de las que sólo obtengo una negativa respuesta. Lo he intentado todo para tenerte, finalmente obtuve de ti una negativa respuesta que aferró más a mí el dolor. El dolor me aferra fuerte, me aprieta y mi corazón está roto y poquito a poco se va haciendo pedazos.Más pedazos y pedacitos de hielo que se derriten formando una gran lluvia que me inunda por completo. Mis huellas quedan pintadas en la orilla de la solitaria playa por la que ando sola y con rumbo a ningún lugar, perdida, sin el camino marcado.No hay nadie;toda la kilométrica playa está desierta, sigo mi camino pero, el claro cielo poco a poco se va oscureciendo hasta quedar repleto de enormes y enegrecidas nubes,pronto se divisan rayos y viento. Estoy en mitad de la playa, no hay escapatoria.Al instante, quedo mojada, atrapada por los furiosos rayos, el viento me lleva a otra parte, a otro lugar donde estás tú, quiero alcanzarte pero, no puedo, tan sólo puedo contemplarte, contemplarte en mis pensamientos. No me queda más remedio que darme la vuelta sin ti,de hacer caso omiso a la lluvia manteniendo el paso firme,de vencer yo sola al viento y escapar a la furia de los relámpagos.Allá a lo lejos tras de mí, quedan tus recuerdos y aunque sé que nunca te olvidaré, que me has marcado y que la herida está abierta y sangra debo seguir mi camino.